Aumenta el interés del consumidor por las empresas ecológicas

Las empresas verdes o ecológicas son cada vez más importantes para los consumidores. El medioambiente es una prioridad tal que las personas están dispuestas a pagar más por los productos, si son ecológicos o respetuosos con el entorno.

El medioambiente es una prioridad

Las nuevas tendencias de consumo indican que el cuidado del medioambiente se está convirtiendo en una prioridad para las personas. Su preocupación se traduce en un cambio a la hora de elegir empresas y artículos. Ya no resulta tan importante la marca del producto como el hecho de que la empresa que lo fabrica haya utilizado procesos o prácticas ecológicas en él. Así lo afirma una investigación llevada a cabo en 8 países, el Global Green Brands (GGB). Más de 9000 personas han participado en este estudio, encargado de analizar las tendencias internacionales de consumo, respecto a las empresas y marcas ecológicas o verdes (conocidas también como green brands).

Una de las conclusiones del GGB señala que más del 60% de las personas encuestadas elige comprar productos de empresas verdes. Si estas compañías respetan el entorno y sus prácticas industriales y empresariales son responsables con el medio, los consumidores están dispuestos a pagar más por sus productos. Otra conclusión definitiva del estudio está relacionada con el envoltorio o packaging de los productos. En este sentido, los europeos son los más concienciados al respecto de la importancia de reducir la cantidad de envoltorio utilizado para los artículos. Se produce un rechazo hacia aquellas empresas que no tienen políticas activas en relación a la disminución del packaging.

Prácticas adecuadas en las empresas verdes

Las prácticas ecológicas de las empresas concienciadas con el respeto al medioambiente son premiadas por los consumidores. Aún en tiempos de crisis, el porcentaje de personas que elige comprar productos ecológicos sigue en aumento. Esta decisión es aún más contundente en las regiones que viven serios problemas medioambientales, ya que la población tiene una conciencia más clara de su importancia. En algunos países, como el Reino Unido, la elección de empresas verdes va aparejada con una mayor demanda hacia el Gobierno, para que mejore la legislación respecto a las decisiones empresariales, en materia de medio ambiente.

Varias compañías, cuya actividad empresarial se desarrolla casi exclusivamente a través de Internet, participan activamente en la expansión de la concienciación respecto al problema de la industria y el entorno. Desde estos espacios virtuales se comparten ideas que contribuyen a disminuir el impacto medioambiental de las empresas, a la par que los costes en gastos de consumo. Con lemas como “desenchufa los dispositivos”, “recicla tóner”, “utiliza iluminación de bajo consumo”, “separa residuos” o “equipa tu empresa con tecnología ecológica”, estas compañías muestran su propia filosofía empresarial y animan a otras a hacerse eco de sus prácticas. Al mismo tiempo que contribuyen en la labor de reducir su huella en el entorno y convencen a otras empresas de hacer lo propio, logran atraer a un gran número de consumidores, convencidos de lo correcto de su decisión de elegir productos procedentes de empresas ecológicas.