El Black Friday llega al mundo de las impresoras

El Black Friday se ha convertido en uno de los viernes más famosos del año. Un día especialmente dedicado a los consumidores y a la venta minorista, salido de la factoría empresarial americana. En la edición de este año, la onda expansiva consumista también llegó a las impresoras.

Las grandes marcas de impresoras se sumaron al Black Friday

Como cada cuarto viernes del mes de noviembre, el pasado día 29 se celebraba una nueva edición del Black Friday. Este evento fue creado con la intención de potenciar la venta minorista, en los comercios físicos, y servir de pistoletazo de salida para las compras navideñas. En la edición de 2012, sin embargo, el carnaval del capitalismo, como fuera calificado por el diario The Wall Street Journal, acabó por afianzar su presencia también en el mercado virtual.
Las empresas decidieron ampliar su campo de acción y sus opciones de venta, presentando simultáneamente sus ofertas de Viernes Negro en sus establecimientos físicos y sus espacios online.

Como en ediciones pasadas, la industria tecnológica resultó el sector más potente, aún cuando algunas empresas decidieron no sumar a la marea consumista sus últimas creaciones. Un sector especialmente destacable fue el relacionado con las impresoras y sus consumibles. Firmas reconocidas como HP, Epson, Canon o Brother presentaron descuentos difícilmente evitables. Quienes estuvieron más atentos ese día pudieron beneficiarse de la posibilidad de adquirir cartuchos tinta baratos. Hasta un 60% de descuento alcanzaron los consumibles, junto con las propias impresoras e, incluso, los ordenadores de sobremesa y portátiles.

Las cifras del Black Friday 2012

La fiesta del consumo ha logrado, una año más, conseguir un máximo histórico de ventas online en los Estados Unidos. En 2012, el Black Friday norteamericano significó un incremento del 26% en el volumen total de ventas online, respecto a la misma jornada celebrada el año anterior. Los consumidores gastaron 1.040 millones de dólares en Internet, en las 24 horas que dura el evento.


Al igual que otras celebraciones y costumbres norteamericanas, el Black Friday ha sido exportado fuera de sus fronteras, alcanzando un mayor número de países en cada edición. Gracias a Internet y la presencia de multinacionales estadounidenses en otros continentes, la celebración del Viernes Negro se ha transformado en un fenómeno consumista global.

La edición española del Black Friday

Firmas internacionales y nacionales se apuntaron, en España, al evento que inicia la temporada navideña de compras. El Black Friday o Viernes Negro español es una celebración discreta, comparada con la original, pero cada vez son más las compañías, con sede en el país, que se animan a formar parte de ella. Empresas como Media Markt o Fnac atraían a los consumidores con suculentos descuentos.

La Fnac, concretamente, añadía un atractivo más para sus socios, que podían disfrutar de descuentos superiores a los del resto de consumidores. La compañía Apple, por su parte, también puso a disposición del Viernes Negro gran cantidad de artículos. Sin embargo, quedaron fuera de la burbuja del descuento dos de sus últimas creaciones: el iPad Mini y el iPhone 5.