La empresa Arsa Caribe logra el éxito con un negocio verde de cartuchos de tóner

Las tendencias de consumo están evolucionando hacia modelos de negocio con propuestas empresariales sostenibles. Los emprendedores que promueven ideas de negocio verdes o ecológicas cuentan con el apoyo del consumidor final. Así lo ha demostrado la empresa Arsa Caribe y su propuesta para cartuchos de tóner.

Arsa Caribe propone un negocio verde de cartuchos de tóner

Con las ideas de reciclaje y reutilización como principales objetivos, la empresa Arsa Caribe inició, ocho años atrás, una nueva idea de negocio verde. Un fuerte sentido de protección del entorno sirvió a cinco emprendedores de Cancún para convencerse de poner en marcha una idea doblemente atractiva, el reciclaje y la reutilización de cartuchos de tóner. El proyecto de Arsa Caribe supuso, desde su inicio, un impacto positivo para el entorno y la economía de los consumidores. Ambas consecuencias resultaron atractivos suficientes como para que la popularidad de esta pequeña empresa ascendiese rápidamente y otras muchas del sector se animasen a emularla.

La necesidad de negocios verdes

Una porción de la población mundial es cada vez más consciente de la importancia que tiene equilibrar el desarrollo humano con el ritmo de crecimiento del entorno. Sin embargo, como así señala el gerente de operaciones de Arsa Caribe, Jaime Sánchez, gran parte de las habitantes del planeta que consumen productos tecnológicos desconocen cuáles son los materiales que los componen. Consecuentemente, al deshacerse de ellos, no tienen en cuenta la importancia de que sean tratados y reciclados convenientemente. Se estima que al menos un cartucho de tinta es desechado, diariamente. Cada uno de ellos contiene una cantidad de petróleo crudo de unos 250 gramos, necesaria para elaborarlo. Si estos cartuchos acaban en los mismos contenedores de residuos donde se deposita la basura normal, pueden convertirse en un foco de contaminación. Pero aún más importante es que tardan más de 350 años en desaparecer por completo de la faz del planeta.

Esta circunstancia conduce a entender que los negocios verdes son más una alternativa necesaria, que otra opción empresarial a sumar a las existentes. Cuando los emprendedores de Arsa Caribe empezaron a recolectar cartuchos de tóner para reciclarlos, repararlos, rellenarlos o, simplemente, convertirlos en objetos para regalo, se estaba creando, en realidad, una nueva vía de avance para los negocios de este siglo. Una, capaz de ofrecer productos y servicios atractivos para los consumidores finales y respetuosos con el entorno, es decir, otra forma de evolucionar hacia un tipo de desarrollo empresarial sostenible.