Las tintas de impresora recargables, una solución para PYMES

Las PYMES tienen en las tintas de impresora recargables una solución para reducir costos de impresión. Esta gama de tintas pueden suponer un ahorro de hasta el 50% y son numerosas las empresas españolas que las usan, como uno de los métodos de sobrellevar la crisis económica.

Las PYMES optan por las tintas para recarga

Reducir el costo en los trabajos de impresión es uno de los objetivos de las empresas, independientemente de su tamaño. Esta meta es especialmente importante en lo que respecta a las PYMES puesto que, generalmente, las pequeñas y medianas empresas son familiares y su presupuesto de actuación, más limitado. En los últimos años, España ha visto cerrar sus puertas a miles de PYMES, como consecuencia de la prolongada crisis económica. Las que aún sobreviven dedican parte de sus esfuerzos a reducir costes, un aspecto esencial para la supervivencia empresarial en estos tiempos. Entre los muchos conceptos que ven reducido su presupuesto, se encuentra la impresión de imágenes y documentos. El principal objetivo de las PYMES, a este respecto, es encontrar un periférico que consuma menos, una tinta barata y fórmulas que reduzcan la necesidad de imprimir documentos. En el apartado de las tintas, las empresas optan cada vez más por la adquisición de las recargables o para recarga. Son contenedores de tinta que permiten numerosas recargas, por lo que pueden ser reutilizados varias veces. El coste de impresión por hoja resulta considerablemente menor, si se utiliza este sistema en lugar de los cartuchos habituales. En algunas marcas puede llegar incluso a costar la mitad. Teniendo en cuenta que la tinta de impresora es uno de los líquidos más caros del mercado, es comprensible el aumento de ventas del tipo de tintas para recarga, frente a los cartuchos normales. Más aún cuando esta característica se repite también en el caso del tóner. Fabricantes como Canon, Oki o Brother, entre otros, han lanzado al mercado tóner recargable. Es decir, cartuchos de tóner especialmente diseñados para permitir que vuelvan a ser rellenados.

Aspectos positivos y negativos del uso de tintas recargables

Sin lugar a dudas, las pequeñas y medianas empresas valoran como el aspecto más positivo de este tipo de tintas el hecho de que la recarga sea más económica que la compra de un cartucho nuevo. Además, algunas de estas tintas han resultado más efectivas, logrando mayores volúmenes de impresión que los cartuchos de un solo uso. En tercer lugar, esta práctica es una forma más de reducir la generación de basura tecnológica y limitar el impacto de la empresa en el entorno, permitiendo apostar por la ecología.
Respecto a lo negativo de optar por este tipo de tintas, las empresas y profesionales suelen señalar que un buen número de ellas son de menor calidad. Esta circunstancia disminuye la calidad final de los trabajos impresos. Si la tinta es especialmente mala, utilizarla puede acabar dañando los cabezales de la impresora. En adición a ello, algunas empresas fabricantes señalan que el uso de este tipo de tintas invalida la garantía del periférico.