Los avances del Instituto de Ciencia de Materiales y las técnicas de chorro de tinta

El Instituto de Ciencias de Materiales ha desarrollado, en Aragón, una técnica que será capaz de revolucionar la fabricación de cartuchos de tinta. El objetivo principal de este estudio era tener la capacidad de crear dispositivos biomédicos novedosos. Sus resultados, en cambio, tendrán aplicaciones más numerosas.

Las láminas de polímeros del Instituto de Ciencia de Materiales

La revista científica Angewandte Chemie ha publicado, en su edición internacional, los resultados del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (ICMA). Además, los ha calificado de hot paper, que en el argot científico se refiere a las publicaciones de especial interés. Las destinatarias de la distinción, otorgada por la revista, son las láminas de polímeros obtenidas con la nueva técnica de fabricación diseñada por ICMA. Concretamente, la técnica permite la elaboración de un cierto tipo de láminas de polímeros que cambian de forma al exponerse a una fuente de luz o calor. Esta cualidad permitirá la fabricación de nuevos y más eficaces dispositivos para trabajar en biomedicina. Los investigadores del ICMA desarrollaron este nuevo estudio en los Países Bajos, en colaboración con expertos de la Universidad Tecnológica Eindhoven.

Las posibilidades del nuevo avance de ICMA

Tener la capacidad de fabricar láminas de polímeros, con la cualidad de adoptar formas exóticas, supone contar con una aplicación de gran utilidad para la ciencia biomédica. La fabricación de microcribas y microbombas, elementos imprescindibles en la biomedicina, podrá llevarse a cabo gracias a este nuevo desarrollo. Otros ámbitos biomédicos donde tendrán la posibilidad de aplicar las ventajas de este logro son los dispositivos utilizados para la realización del suministro controlado de fármacos o los sistemas de microanálisis.
La industria dedicada a la fabricación de tóner tinta también podrá sacar provecho de este nuevo avance. Las láminas de polímeros obtenidas por el ICMA pueden acabar formando parte de los actuadores mecánicos que, en la actualidad, son utilizados dentro de los sistemas de fabricación de los cartuchos de inyección. Con el nuevo avance, sus posibilidades y resultados finales se abren a nuevas características.